Gazpacho de tomate

Gazpacho de tomate con hortalizas picadas y crôutons
Gazpacho de tomate con hortalizas picadas y crôutons

El gazpacho de tomate es una sopa fría muy similar a una ensalada, pero de textura ligera y con un delicado espesor. Es un plato muy típico del oeste de Andalucía, donde los gazpachos rojos tienen un especial protagonismo, aunque también existen otras versiones en las regiones de Extremadura y Castilla.

Aunque hoy en día se distingue por ser una alimento elaborado con una rica variedad de hortalizas, en sus orígenes, allá por el al-Ándalus, la receta no contenía más que pan, aceite de oliva, vinagre y sal.

Y es que no fue hasta el siglo XIX que se incorporó el tomate a la receta, siglo en el que también pasó de ser un plato de clase humilde que permitía a los campesinos de las regiones más cálidas obtener energía de una manera económica y refrescante, a una delicatessen común entre la clase burguesa, quienes lo servían con las ya clásicas hortalizas picadas.

Este gazpacho es, gracias a sus ingredientes, rico en flavonoides y antioxidantes como licopeno y glutatión, gamma aminoácidos butíricos, carbohidratos, fibra, alicina, aliína, vitaminas A, C, E, K y del grupo B (B6 y B9 o ácido fólico, y en menor cantidad, B1, B2 y B3), azufre, calcio, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio, selenio, sodio, yodo, zinc y, en menor medida, cobre.

A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y los pasos a seguir para poder hacer una soupe maigre tradicional y refrescante.

 

Grado de dificultad Tiempo medio de preparación Raciones
Fácil 30 minutos 6 personas

 

Ingredientes:

  • 1 kg. de tomates (maduros)
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pepino
  • 1 diente de ajo (grande)
  • 1 cebolla
  • 100 gr. de pan
  • 150 ml. de aceite de oliva virgen extra (de sabor suave, tipo arbequina)
  • 30 ml. de vinagre
  • 1 cucharada de sal
  • 1 l. de agua

Preparación: 

  1. Lavamos todas las verduras, quitamos las pepitas del pimiento, pelamos el pepino y la cebolla, y lo troceamos todo.
  2. Lo ponemos en el vaso de la batidora o en una olla para que quepa mejor, y añadimos el pan, el ajo, el aceite y el vinagre con la mitad del agua, y trituramos todo hasta que no queden trozos visibles.
  3. Añadimos la sal y el resto del agua y removemos bien hasta que se mezclen todos los ingredientes y quede homogéneo.
  4. Cogemos un bol y pasamos el triturado por un chino para que quede fino y sin grumos ni restos de verduras. Rectificamos de sal y vinagre si hiciera falta, y lo metemos en la nevera unos minutos para que a la hora de servir esté ligeramente fresco, pero sin perder sabor.
Gazpacho de tomate servido con hortalizas picadas
Gazpacho de tomate servido con hortalizas picadas

Notas:

  • Aseguraos de que el pan que utilizáis no lleva nada de origen animal, como mantequilla, leche, huevo y/o mono y diglicéridos de ácidos grasos de procedencia animal (e471).
  • A la hora de servirlo, podéis añadir croûtons al horno y/o trocitos muy menudos de las hortalizas que lleva el gazpacho.
  • Lo ideal es que la temperatura del gazpacho sea un poco inferior a la temperatura ambiente para que el gusto se acentúe y resulte más refrescante. Es importante no enfriarlo demasiado para que no pierda sabor.

 

Si tenéis cualquier duda, nos la podéis dejar en los comentarios. Y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! :)

 

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Deja un comentario