Moussaka griega clásica vegana

Moussaka griega clásica vegana

La moussaka es uno de los platos más emblemáticos de la cocina griega, aunque originalmente se trata de un plato de ascendencia árabe, pues, además de ser quienes introdujeron la berenjena en Grecia y en toda Europa en la Edad Media, los árabes preparaban un plato muy similar denominado maghmuma, cuya receta aparece por primera vez en un libro de cocina de la región de Bagdad, titulado ‘Kitab al-Tabikh’ (El Libro de los Platos), que data del siglo XIII.

A pesar de sus antiguos orígenes, la primera receta de moussaka la encontramos en el ‘Libro de cocina turca’ de Turabi Efendi, publicado en el año 1862; y no es hasta el año 1910 que la moussaka se prepara tal y como la conocemos a día de hoy, ya que la incorporación de la bechamel es obra del chef griego Nikolaos Tselementes, quien en su libro ‘Odigós Mageirikís’ (Guía de Cocina) añadió a la receta esta rica salsa con el objetivo de adaptarla a la cocina francesa clásica.

La moussaka es un plato que recuerda mucho a la lasaña, por lo que no es de extrañar que se la considere la precursora de ésta. La mayor diferencia que se puede apreciar entre ambas es que, así como en la lasaña las diferentes capas están divididas por placas de pasta, lo que separa las distintas capas en la moussaka son rodajas de berenjena.

Esta moussaka griega clásica vegana tiene un sabor cálido y reconfortante. También tiene un relleno muy jugoso del que destaca la melosidad que le aporta la bechamel vegetal que une los diferentes pisos, formados éstos por una base de finas rodajas de patata, diversas capas de carne vegetal separadas por tiernas rodajas de berenjena y una cobertura final gratinada irresistiblemente deliciosa.

Uno de los principales ingredientes para preparar esta moussaka es la soja texturizada, que es rica en proteínas completas, baja en grasa, baja en azúcares y, al igual que el resto de ingredientes de esta receta, es libre de colesterol y grasas perjudiciales.

Así, esta moussaka es, en su conjunto, rica en proteínas completas, fibra, ácido clorogénico (antioxidante que evita la degeneración celular), flavonoides, glutatión, licopeno, Gamma Aminoácidos Bútiricos (GABA), alicina, aliína, carbohidratos, lecitina, isoflavonas, ácidos grasos omega 3, vitaminas A, C, E, K y del grupo B (B1, B2, B6y B9 o ácido fólico); azufre, calcio, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio, selenio, sodio y, en menores cantidades, betacarotenos, cobre y zinc.

Si además añadimos parmesano de anacardo para darle un toque de sabor más intenso, obtendremos dosis extra de proteínas, ácidos grasos esenciales omega 6triptófanofitoesterolesfibravitaminas E y del grupo B (B1B2B3B5B6 y B9 o ácido fólico), magnesiopotasiofósforoseleniocobremanganesocromolitiovanadiomolibdeno y zinc.

A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y los pasos a seguir para poder hacer una moussaka vegana muy sabrosa y delicada.

 

Grado de dificultadTiempo medio de preparaciónRaciones
Media1 hora y 30 minutos6 raciones

 

Ingredientes:

  • 3 berenjenas
  • 2 patatas
  • 200 gr. de soja texturizada fina
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 3 tomates tipo pera
  • 50 ml. de vino blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 1 cucharadita de pimienta negra (molida)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 750 ml. de bechamel vegetal

Preparación:

  1. Preparamos la salsa bechamel y reservamos.
  2. En un bol con agua, hidratamos la soja texturizada durante 15 minutos. Pasado este tiempo, la escurrimos muy bien y reservamos.
  3. Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en rodajas de 0,5 cm. de grosor y reservamos.
  4. Pelamos la cebolla y los ajos y los picamos muy menudos. Reservamos.
  5. Lavamos los tomates y los cortamos en cubos pequeños. Reservamos también.
  6. Lavamos y secamos las berenjenas, las cortamos en rodajas de 0,5 cm. de grosor y las ponemos en un plato con un poco de sal por ambos lados y las dejamos reposar durante 30 minutos para que suelten el amargor.
  7. Transcurrido este tiempo, pasamos las berenjenas por agua, las secamos con con un paño de algodón limpio y las hacemos a la plancha en una sartén con un poco de aceite. Una vez estén hechas, las pasamos a un colador o escurridor para que suelten el exceso de aceite. Reservamos.
  8. En la misma sartén donde hemos hecho las berenjenas, añadimos bastante aceite para freír las patatas y las freímos un poco, hasta que estén tiernas, con cuidado de que no se rompan. Las pasamos a un colador o escurridor para eliminar el exceso de aceite y reservamos.
  9. En la sartén donde hemos frito las patatas, dejamos unas 4 cucharadas del aceite que hemos utilizado y echamos la cebolla y el ajo. Dejamos que se poche durante 5 minutos a fuego medio.
  10. Transcurrido este tiempo, echamos la soja muy bien escurrida, añadimos la sal y la pimienta y dejamos que se cocine durante 5 minutos más.
  11. Pasado este tiempo, agregamos los tomates, añadimos el tomillo y dejamos que se cocine todo a fuego bajo durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.
  12. Pasado este tiempo, echamos el vino, removemos y dejamos en el fuego durante 5 minutos más. Después apagamos y reservamos.
  13. Precalentamos el horno a 175º y, mientras, montamos la moussaka. Barnizamos con un poco de aceite una fuente apta para horno (el fondo y los laterales) y, en el fondo, colocamos las patatas de manera que quede bien cubierto. Sobre esta base, ponemos una capa de berenjenas y, sobre ésta, una capa de carne de soja. Apretamos con la ayuda de una cuchara para que quede firme y a la hora de cortar no se deshaga y, a continuación, cubrimos con un poco de bechamel. Repetimos añadiendo otra capa de berenjena y otra de soja, volvemos a presionar bien con la cuchara para que quede firme y cubrimos con bastante bechamel.
  14. Una vez tengamos la moussaka montada, introducimos la fuente en el horno y horneamos durante 15 minutos, con calor arriba y abajo.
  15. Pasado este tiempo, la gratinamos durante 5 minutos, hasta que la superficie se vea dorada. Una vez gratinada, sacamos la moussaka del horno y servimos.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Moussaka_B9.jpeg
Moussaka griega clásica vegana recién salida del horno
Detalle de Moussaka griega clásica vegana

Notas:

  • Aseguraos de que el vino que usáis no ha empleado ningún producto de origen animal para su elaboración, ya que durante el proceso de clarificación se suelen utilizar elementos como la albúmina animal, proteínas de la leche, gelatina o cola de pescado.
  • Si queréis, podéis espolvorear un poco de parmesano de anacardo por encima a la hora de servir la moussaka.

Si tenéis cualquier duda, nos la podéis dejar en los comentarios. Y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! 😊

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Deja un comentario