Morcilla vegana sin gluten

Morcilla vegana sin gluten
Morcilla vegana sin gluten

Si buscamos una morcilla que proteja a los animales, al planeta y nuestra salud, esta morcilla vegana es la alternativa ideal, ya que además de original y deliciosa, es sostenible y saludable.

Se trata de una morcilla realizada exclusivamente con ingredientes de origen vegetal, que no contiene gluten (y por tanto, es apta para personas celíacas y con sensibilidad al gluten) y que es libre de colesterol y grasas trans.

Así, estamos ante una versión más digestiva que la convencional, elaborada con ingredientes nutritivos y respetuosos con los animales y el medio ambiente que, además, son muy sencillos y fáciles de encontrar.

Otra ventaja de esta morcilla es que para realizarla no necesitamos utilizar film transparente, por lo que no habrá peligro de consumir restos de plástico y su consumo será más seguro para nuestra salud y la del planeta.

En cuanto a sus propiedades nutricionales, esta morcilla vegetal es rica en proteínas, fibra, flavonoides, alicina, aliína, carbohidratos, 'acidos grasos omega 3 y omega 6, vitaminas C, E, K y del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6 y B9 o ácido fólico); azufre, calcio, cobre, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio, selenio, sodio y zinc.

En resumen, esta versión vegetal de morcilla nos permite, además de disfrutar de su riquísimo sabor, cuidar de nuestra salud, adquirir nutrientes esenciales para proteger nuestro sistema inmunitario y prescindir de alimentos perjudiciales e inflamatorios.


A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y los pasos a seguir para poder realizar una irresistible morcilla casera vegana y saludable.

Grado de dificultadTiempo de preparaciónRaciones
Media1 h. y 15 m.Para 3 unidades

Plus 15 minutes settle

  • 230 gr. de alubias negras cocidas
  • 25 ml. de caldo de cocción de alubias negras
  • 60 gr. de arroz
  • 1 cebolla
  • 30 gr. de piñón
  • 1 cucharadita de ajo molido
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta (molida)
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1/4 cucharadita de pimentón picante
  • 1 pizca de guindilla cayena (en polvo)
  • 75 gr. de harina de arroz
  • 1 cucharada de fécula de mandioca
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Apartamos un poco del caldo de las alubias y ponemos éstas en un colador. Los aclaramos bajo el grifo y reservamos mientras escurren.
  2. Pelamos la cebolla y la cortamos muy menuda.
  3. Ponemos a calentar el aceite en una sartén y, cuando éste esté templado, echamos la cebolla y dejamos que se haga durante 6 minutos a fuego bajo para que no se queme. Cuando esté tierna y transparente, apagamos el fuego.
  4. En un bol, echamos las alubias y las aplastamos con la ayuda de un tenedor o de la mano de un mortero hasta obtener una masa gruesa. A continuación, agregamos todos los ingredientes excepto la fécula de mandioca. Removemos para que se mezclen bien los ingredientes y dejamos reposar la masa durante 15 minutos.
  5. Transcurrido este tiempo, añadimos la fécula de mandioca y removemos de nuevo para que ésta se integre bien y la masa quede uniforme.
  6. Cortamos 4 trozos de papel de horno de unos 15 cm. de ancho cada uno. Cogemos uno de los trozos de papel y colocamos, en el borde izquierdo, 165 gr. de masa, de manera que ésta ocupe unos 10 cm. de largo, como máximo. A continuación, enrollamos con cuidado, apretando un poco la masa para formar un cilindro de unos 3 cm. de grosor, y atamos los extremos con un trocito de cuerda o hilo, haciendo 2 o 3 nudos en cada lado.
  7. Cuando tengamos los extremos atados, cogemos más cuerda o hilo, la enrollamos a lo largo de la morcilla, sin apretar excesivamente para que no las deforme, y hacemos un par de nudos para que no se desenvuelva al cocerla. Cuando tengamos la primera morcilla formada, repetimos el mismo proceso con las demás.
  8. Cuando tengamos todas las morcillas formadas, las cocemos al vapor durante 40 minutos, dándoles la vuelta a mitad de cocción para que se hagan de manera uniforme. Transcurrido este tiempo las dejamos enfriar y servimos o guardamos en el frigorífico.
Morcilla vegana sin gluten terminada
Morcilla vegana sin gluten terminada
Detalle de Morcilla vegana sin gluten
Detalle de Morcilla vegana sin gluten

Notas

  • Si tenéis problemas para encontrar fécula de mandioca, podéis comprar harina de tapioca (que es granulada) y molerla vosotros mismos. También la podéis sustituir por almidón de maíz.
  • Esta morcilla aguanta hasta 7 días en el frigorífico.

Si tenéis cualquier duda, nos la podéis dejar en los comentarios. Y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! :)

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!