Croquetas veganas de champiñones y nueces

Croquetas de champiñones y nueces
Croquetas de champiñones y nueces

Las croquetas son uno de los entrantes más versátiles y deliciosos que existen, ya que se pueden elaborar de mil rellenos distintos y todos quedan espectaculares. Esto es debido, en parte, a la irresistible combinación entre la cremosa textura de su interior, y la crujiente y dorada capa que forma su exterior.

Estas croquetas tienen como ingrediente principal la ‘seta de París’, nombre que recibía antiguamente el champiñón por el hecho de comenzarse a usar en París a principios del siglo XX.

Los champiñones y las nueces hacen de estas croquetas una delicia rica en lecitina, polifenoles, omega 6, omega 9 y, especialmente, omega 3; vitaminas E y del grupo B (B1, B2, B3 y B6), calcio, cobre, magnesio, boro, potasio, zinc y muy rica fósforo y selenio.

A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y los pasos a seguir para poder realizar estas croquetas llenas de sabor y cremosidad.

 

Grado de dificultad Tiempo medio de preparación Raciones
Medio 30 minutos*  20 unidades

*Más 2 horas de reposo

 

Ingredientes:

  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 1/2 cebollas
  • 250 gr. de champiñones
  • 1/4 de cucharadita de romero seco
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 75 gr. de harina de maíz
  • 40 gr. de almidón de maíz
  • 200 ml. de leche de soja
  • 50 gr. de nueces peladas
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Una pizca de pimienta
  • Pan rallado (para rebozar)

Preparación:

  1. Picamos la cebolla en trocitos muy menudos y la sofreímos en una sartén con las 4 cucharadas de aceite durante 5 minutos.
  2. Lavamos y cortamos finamente los champiñones y, cuando la cebolla esté pochada, los añadimos a la sartén. Echamos también el romero, la nuez moscada y la sal, y vamos removiendo para que se mezcle todo a fuego medio hasta que veamos que los champiñones están blandos.
  3. Molemos las nueces en la picadora o en un molinillo de café y las echamos en la sartén donde tenemos el resto de ingredientes. Añadimos la harina con el almidón de maíz, removemos, y vamos echando la leche poco a poco, removiendo de forma continua hasta que la masa espese.
  4. Comprobamos que tenga el punto de sal óptimo, y pasamos la masa a un bol amplio. Cuando se enfríe, lo filmamos y lo dejamos unas 2 horas en la nevera para que termine de enfriarse y coja una mejor textura.
  5. Transcurrido este tiempo, ponemos en un plato el pan rallado para rebozar las croquetas y ponemos a calentar una sartén amplia con bastante aceite (que cubra la mitad de las croquetas) para freírlas. Mientras se calienta el aceite, nos untamos las manos con un poco de aceite y vamos cogiendo pedazos de masa, dándoles forma de croqueta y pasándolas por el pan rallado.
  6. Cuando el aceite esté caliente, vamos friendo por tandas las croquetas de manera que queden doradas por ambos lados, vigilando que no se quemen. Cuando estén doradas, las vamos sacando y poniendo en un plato cubierto con papel absorbente. Cuando hayan soltado el exceso de aceite, las servimos y comemos bien calientes.
Croquetas de champiñones y nueces terminadas
Croquetas de champiñones y nueces terminadas

Notas: 

  • Para que sean totalmente sin gluten, únicamente tenéis que sustituir el pan rallado de trigo por pan rallado de maíz.
  • Podéis sustituir la leche de soja por cualquier otra leche vegetal.

 

Si tenéis cualquier duda, nos la podéis dejar en los comentarios. Y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! :)

 

Adaptación de: venusanzchef.com

 

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Deja un comentario