Helado vegano con caramelo de dátiles

Helado vegano con caramelo de dátiles
Helado vegano con caramelo de dátiles

Éste es un helado muy fácil de preparar, para el que no se necesita heladera y del que destacan su increíble cremosidad y su irresistible sabor, el cual es dulce y con cuerpo.

Para su elaboración hemos utilizado ingredientes libres de lactosa y colesterol, por lo que en vez de estar hecho con lácteos y huevo, la base de este helado está formada por ingredientes ligeros de fino sabor y gran valor nutricional como anacardos, leche de coco y dátiles, lo que le confiere la textura tan cremosa y un sutil aroma a frutos secos donde el gran protagonista es el caramelo.

Y es que el caramelo es lo que le da el toque más especial, pues con los dátiles creamos un caramelo de sabor y textura inigualables que, junto al resto de ingredientes, produce un delicioso y dulce contraste potenciado por suaves destellos salados.

La base de este helado es una base muy rica en proteína, carbohidratos, ácidos grasos omega 6, triptófano, fitoesteroles, vitaminas E y del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6 y B9 o ácido fólico), cobre, cromo, fósforo, magnesio, manganeso, potasio y selenio.

El caramelo, al estar hecho de dátiles, nos aporta además calcio, fibra, y dosis extra de triptófano, vitaminas B3 y B5, cobre, fósforo, magnesio y potasio.

A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y los pasos a seguir para poder realizar este espectacular helado tan sencillo de preparar.

 

Grado de dificultad Tiempo medio de preparación Raciones
Fácil 45 minutos* 1 l.

*Más 12 horas de hidratación y refrigeración

 

Ingredientes para el helado de coco:

  • 200 gr. de anacardos crudos
  • 1 lata de leche de coco
  • 3 cucharadas de aceite de coco (derretido)
  • 100 ml. de sirope de agave
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Una pizca de sal

Ingredientes para el caramelo:

  • 120 gr. de dátiles medjoul (deshuesados)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de agua (caliente)

Preparación:

  1. Ponemos los anacardos en remojo durante un mínimo de 6 horas para que se reblandezcan.
  2. Escurrimos los anacardos y los echamos en el vaso de la batidora junto a la leche de coco, el aceite de coco, el sirope, el extracto de vainilla y la sal, y batimos hasta que esté todo bien mezclado y la textura sea cremosa y suave.
  3. Pasamos la mezcla a un recipiente que cierre herméticamente y lo metemos en el congelador durante 30 minutos.
  4. Lo sacamos del congelador, lo batimos con varillas y lo metemos de nuevo en el congelador durante otros 30 minutos. Repetimos este paso 3 veces más para evitar que se forme hielo.
  5. Hidratamos los dátiles en agua caliente durante 10 minutos y, pasado este tiempo, los escurrimos.
  6. Preparamos el caramelo mezclando en el vaso de la batidora los dátiles, la sal y el agua caliente. Batimos bien hasta obtener la textura cremosa característica del caramelo. Reservamos.
  7. Cuando tengamos la base del helado lista, la sacamos del congelador y la pasamos a un bol grande. Añadimos el caramelo con una cuchara y, con ésta o con un cuchillo, removemos con movimientos envolventes para que el caramelo forme vetas.
  8. Pasamos el helado de nuevo al recipiente donde lo habíamos refrigerado, alisamos la superficie añadiendo un poco más de caramelo si queremos, lo tapamos herméticamente y lo introducimos en el congelador durante un mínimo de 4 horas, hasta que veamos que está firme.
  9. A la hora de servirlo, lo sacamos del congelador unos 10 o 15 minutos antes para que la textura no sea excesivamente dura, sino cremosa.
Helado cremoso con caramelo de dátiles listo para servir
Helado cremoso con caramelo de dátiles listo para servir
Helado cremoso con caramelo de dátiles servido
Helado cremoso con caramelo de dátiles servido

 Notas:

  • Es muy importante que la leche de coco tenga, como mínimo, un 50% de coco.
  • Si queréis, podéis añadir al caramelo un poco de licor tipo whisky.
  • Si tenéis prisa, podéis ahorrar tiempo a la hora de hidratar los anacardos, remojándolos durante 1 hora en agua muy caliente.
  • Este helado aguanta en el congelador hasta 1 semana, aunque cuanto antes se consuma, mejor textura tendrá.

 

Si tenéis cualquier duda, nos la podéis dejar en los comentarios. Y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! :)

 

Adaptación de: minimalistbaker.com

 

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Deja un comentario