Lasaña de berenjena, puerro y tomate

Lasaña de berenjena, puerro y tomate
Lasaña de berenjena, puerro y tomate

La lasaña es uno de los platos que más fans tiene, aunque también es de los que más llenan, por lo que si pretendéis dejar espacio para un segundo plato, esta lasaña de berenjena, puerro y tomate es una buenísima opción.

Y es que cuenta con muy poquitos ingredientes que, aunque llenos de sabor y con un toque muy característico cada uno de ellos, son muy ligeros, lo que hace que, aunque el plato esté formado por placas de pasta y cubierto con deliciosa bechamel, no nos sintamos tan hinchados.

La berenjena, el puerro y el tomate, hacen esta lasaña rica en fibra y en flavonoides, en vitaminas A, C y del grupo B (B1, B2 y B9 o ácido fólico), fósforo, potasio, selenio, zinc y, en menor cantidad, hierro y calcio.

Estas propiedades nutricionales confieren a este plato un alto poder antioxidante que nos ayudará a prevenir la degeneración celular, a lo que también contribuye su contenido en glutatión y licopeno,del cual cabe destacar, además, sus propiedades antidepresivas y anticancerígenas y su capacidad para estimular la formación de nuevo tejido óseo.

A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y qué pasos tenéis que seguir para poder disfrutar de este plato 😉

 

Grado de dificultad Tiempo medio de preparación Raciones
Fácil 1 hora 2 personas

 

Ingredientes:

  • 1 berenjena mediana
  • 1 puerro grande
  • 1 cebolla mediana
  • 2 tomates maduros
  • 6 placas de pasta para lasaña precocidas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 400 ml. de bechamel vegetal
  • 40 gr. de queso vegetal rallado tipo mozzarella
  • 1 pizca de sal

Preparación:

  1. Quitamos la piel de la berenjena, hacemos láminas finas y las ponemos media hora sobre una superficie con sal para que suelte el amargor.
  2. Lavamos bien el puerro para quitar la tierra que pueda tener y lo cortamos muy menudo, junto con la cebolla.
  3. Echamos el aceite en una sartén y, cuando esté templado, ponemos el puerro y la cebolla a pochar a fuego suave para evitar que el puerro se queme.
  4. Cuando el puerro y la cebolla estén pochados, añadimos los tomates cortados en trocitos y sin pepitas, removemos y dejamos que se haga poco a poco. Añadimos un poco de sal y, cuando el tomate esté listo, apagamos el fuego y reservamos.
  5. En una cazuela, ponemos agua a calentar y echamos un chorro de aceite y un poco de sal. Cuando veamos que el agua está caliente (sin que llegue a hervir), metemos las láminas de pasta para hacer la lasaña y las dejamos unos 20 minutos en remojo para que se ablanden.
  6. Cuando hayan pasado los 30 minutos que tenían que reposar las berenjenas, las limpiamos bien para quitar la sal, las secamos para eliminar el agua que habrán soltado y las ponemos en una sartén con unas gotas de aceite para hacerlas a la plancha, procurando que no queden muy tostadas para que no amarguen. Cuando estén en su punto, las ponemos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.
  7. Sobre una bandeja para horno, ponemos un poco de bechamel en el fondo y nos disponemos a montar la lasaña. Escurrimos las láminas y ponemos la primera sobre la bechamel que hemos puesto en el fondo de la bandeja, luego ponemos una lámina de berenjena y, sobre ésta, ponemos parte del sofrito de puerro, cebolla y tomate que teníamos apartado. Encima, ponemos otra lámina de pasta y rellenamos de la misma forma (lámina de berenjena y encima sofrito) y terminamos con otra lámina de pasta.
  8. Precalentamos el horno a 200º mientras cubrimos la lasaña con la bechamel y añadimos el queso vegetal rallado. Cuando el horno esté caliente, la introducimos en él y horneamos hasta que veamos que coge un tono dorado. Sacamos del horno y emplatamos.
Lasaña de berenjena, puerro y tomate recién salida del horno
Lasaña de berenjena, puerro y tomate recién salida del horno

Notas:

  • Os recomendamos utilizar tomates tipo pera porque tienen un menor grado de acidez y quedará un sabor más suave y dulce.
  • Si no queréis utilizar pasta hecha con harina de trigo, podéis utilizar pasta hecha con harina de arroz y de maíz o de espelta.
  • A la hora de adquirir las placas de lasaña, aseguraros de que no lleven huevo entre sus ingredientes.
  • En caso de que las placas de lasaña no sean precocidas, habrá que cocerlas en agua hirviendo entre 12 y 15 minutos.

 

Si tenéis cualquier duda, ya sabéis que nos las podéis hacer llegar a través de la sección de comentarios, y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! :)

 

Fuente: Adaptación del libro ‘Cocina Vegetariana’ (Estilo Gourmet), de Equipo Susaeta

 

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Deja un comentario