Fartons valencianos veganos

Fartons valencianos veganos
Fartons valencianos veganos

Los fartons son unos bollos dulces alargados y muy esponjosos de origen valenciano que se suelen tomar mojados en horchata.

Este dulce fue creado en el pueblo valenciano de Alboraya en 1960 por una familia que, aprovechando que estaban en la tierra de las chufas y la horchata, y que allí era costumbre mojar rosquilletas, decidieron hacer un dulce que permitiese disfrutar más y mejor de la bebida reina del verano valenciano.

Y es que lo ideal es consumirlos acompañados de horchata, ya que su creación fue pensada para mojarlos en ésta, de ahí su textura esponjosa y tierna y su forma alargada.

Estos fartons no llevan ni huevo ni lácteos, lo que hace que, además de tiernos, tengan un sabor más delicado y un valor nutricional de mayor calidad que los convencionales, pues son libres de colesterol, lactosa, caseína y grasas saturadas.

A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y los pasos a seguir para poder hacer este delicioso postre tan típico de los días veraniegos de Valencia.

 

Grado de dificultad Tiempo medio de preparación Raciones
Medio 50 minutos* 10 unidades

*Más 2 hora y 20 minutos de reposo

 

Ingredientes para los fartons:

  • 300 gr. de harina de fuerza
  • 50 gr. de azúcar integral de caña
  • 50 ml. de agua
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra (suave)
  • 25 gr. de levadura fresca
  • 3 cucharadas de aquafaba
  • 15 ml. de jugo de limón
  • 1/2 cucharadita de sal

Ingredientes para el glaseado:

  • 50 gr. de azúcar glass
  • 50 ml. de agua (tibia)

Preparación:

  1. Con una batidora de varillas, montamos el aquafaba hasta que quede espumosa.
  2. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que haya cogido consistencia y la mezcla quede espesa.
  3. Tamizamos la harina con la ayuda de un colador para que el resultado sea esponjoso, añadimos la sal y removemos para que se mezclen bien.
  4. Disolvemos la levadura en un poco de agua tibia, removiendo para que se deshaga bien y, cuando la tengamos lista, hacemos un hueco en medio de la harina, echamos la levadura disuelta en éste, y vamos echando la harina de alrededor hacia el centro, cubriendo por completo la levadura. Cuando ésta quede cubierta por la harina, amasamos hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Añadimos el aquafaba y removemos bien, con movimientos envolventes, hasta que nos resulte difícil seguir amasando. Echamos el aceite y el jugo de limón y amasamos de nuevo. Cuando estén todos los ingredientes bien mezclados, pasamos la masa a la mesa donde vayamos a trabajarla con un poco de harina espolvoreada sobre la superficie y amasamos con las manos durante 20 minutos, hasta que veamos que no se nos engancha en las manos.
  6. Cuando veamos que ya no se nos engancha en las manos, hacemos una bola con la masa y la pasamos a un bol, la cubrimos con un paño y dejamos que repose a temperatura ambiente durante 20 minutos más.
  7. Sacamos la masa del bol y la cortamos en trozos de unos 50 gr. aproximadamente cada uno, haciendo cortes limpios, sin rasgar.
  8. Formamos pequeñas bolas con cada uno de los trozos que hemos cortado y, con un rodillo, las estiramos una a una dándoles forma rectangular de unos 20 cm. de largo por 10 cm. de ancho. Las enrollamos a lo largo sobre sí mismas y las vamos colocando bastante juntas en la bandeja del horno con papel de cocina. Dejamos reposar durante 2 horas para que crezcan.
    Fartons levados listos para entrar en el horno
    Fartons levados listos para entrar en el horno
  9. Precalentamos el horno a 200º y, cuando la masa de los fartons haya crecido hasta doblar su volumen, introducimos la bandeja en el horno y horneamos durante 10 minutos a 180º, vigilando que no se quemen.
    Fartons recién horneados
    Fartons recién horneados
  10. Cuando estén listos, los sacamos del horno y preparamos el glaseado en un bol, echando poco a poco el azúcar glass en el agua tibia, y removiendo bien hasta que la mezcla sea homogénea y el azúcar se disuelva.
    Fartons glaseados
    Fartons glaseados
  11. Separamos con cuidado los fartons unos de otros con la ayuda de un cuchillo y, con la ayuda de un pincel, los barnizamos por encima con el glaseado que hemos preparado. Dejamos que el glaseado se solidifique, y servimos.
Fartons terminados
Fartons terminados

Notas:

  • El aquafaba es el líquido que se obtiene de la cocción de las legumbres, especialmente de garbanzos. Se puede utilizar tanto la que se obtiene de cocinarlas, como la que se encuentra en los botes de legumbres ya cocinadas, aunque en este último caso, es mejor asegurarse de que no contiene más que agua y sal. El aquafaba no deja ningún tipo de sabor y aporta una textura muy esponjosa.
  • Podéis sustituir el aquafaba por una mezcla de agua y semillas de lino, donde la relación sería 1 cucharada de semillas de lino molidas y 3 cucharadas de agua, por cada 3 cucharadas de aquafaba. Sólo tenéis que mezclar y dejar reposar 10 minutos.
  • Si no tenéis un rodillo a mano, podéis utilizar una botella lisa y limpia para estirar la masa.
  • Lo ideal es que los fartons, al crecer, queden pegados unos con otros, por lo que os recomendamos que no dejéis más de 1 cm de separación entre un fartó y otro a la hora de colocarlos sobre la bandeja del horno.
  • Si no tenéis azúcar glass a mano, podéis hacerla utilizando una mezcla de 95% azúcar – 5% almidón de maíz, y moliendo ésta en un molinillo de café. De esta manera podréis hacer azúcar glass utilizando azúcar integral de caña y panela.

 

Si tenéis cualquier duda, nos la podéis dejar en los comentarios. Y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! :)

 

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Deja un comentario