Guacamole casero

Guacamole casero
Guacamole casero

Esta salsa tan fácil de preparar y que a tantas personas ha conquistado (es una de las que más adeptos tiene) es de origen azteca, y su nombre, que originalmente es “ahuacamolli” en náhuatl, es una combinación de las palabras “ahuacatl” y “molli”que significan, respectivamente, “aguacate” y “mole” o “salsa”.

A diferencia de los guacamoles industriales que se suelen encontrar en los supermercados, el guacamole auténtico no lleva ni queso, ni leche, ni ningún otro lácteo, ya que éstos sólo se emplean con el fin de utilizar menos aguacate, lo que hace que el sabor pierda autenticidad y el resultado sea de muy baja calidad (especialmente a nivel nutricional).

Otro de los puntos fuertes de esta salsa es, además de la riqueza de sus ingredientes, el hecho de que éstos se consumen en crudo, lo que nos permite beneficiarnos del 100% de los nutrientes que éstos contienen.

Así, al estar hecho principalmente de aguacate, es rico en carbohidratos complejos (que aportan energía y tienen poder saciante), lecitina, glutatión (antioxidante), fibra, omega 9,  vitaminas E y del grupo B (B6 y B9 o ácido fólico), calcio, cobre, hierro, magnesio y potasio.

Además, al llevar tomate y cebolla, también nos aporta licopeno, aliína, flavonoides, vitaminas A y C, azufre, fósforo, sodio y, en menores cantidades, manganeso, selenio y zinc.

A continuación podéis ver qué ingredientes necesitáis y los pasos a seguir para poder realizar un guacamole casero y con un sabor ideal.

 

Grado de dificultad Tiempo medio de preparación Raciones
Fácil 10 minutos 400 gr.

 

Ingredientes:

  • 2 aguacates grandes maduros
  • 1/2 tomate
  • 1/4 cebolla morada
  • 1 pimienta cayena
  • El zumo de 1/2 lima
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 3 hojas de cilantro (opcional)

Preparación:

  1. Cortamos en trozos muy menudos el tomate, la cebolla, la pimienta cayena y el cilantro (éste último es opcional) y los echamos en un bol.
  2. Pelamos y deshuesamos los aguacates, los añadimos al bol y los machacamos hasta que queden chafados, pero no con textura de puré, sino con algún que otro trozo semientero.
  3. Añadimos la sal y el zumo de lima y removemos para que se mezclen bien todos los ingredientes. Cuando lo tengamos listo, lo servimos en un cuenco o en el mismo bol.
¡Guacamole casero listo!
¡Guacamole casero listo!

Notas:

  • Si lo preferís, en vez de emplear pimienta cayena, podéis sustituir ésta por jalapeño.
  • Si no tenéis lima a mano, podéis recurrir al limón.
  • El guacamole es una salsa perfecta para acompañar nachos, quesadillas, fajitas y tacos.
  • También podéis preparar este guacamole con la picadora, aunque la consistencia final será más líquida.

 

Si tenéis cualquier duda, nos la podéis dejar en los comentarios. Y si os animáis y queréis mostrar al mundo vuestras creaciones, no dudéis en etiquetarnos, ¡nos encantará verlas por las redes! :)

 

¿Nos acompañáis en las redes sociales? ¡Nos encontraréis en Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest!

Deja un comentario